Maullidos Urbanos

Otra promesa incumplida

Gato de Barrio

Otra promesa incumplida

Seguridad

Mayo 14, 2020 16:24 hrs.
Seguridad Nacional › México Ciudad de México
Gato de Barrio › Informativo Nacional

2,900 vistas

Este martes entró en vigor el acuerdo del presidente Andrés Manuel López Obrador, mediante el cual se formaliza que elementos del ejército y la marina participen en materia de seguridad pública durante los próximos cinco años, es decir hasta el 27 de marzo de 2024.

Con esta decisión se registra otra promesa incumplida por parte del político tabasqueño, quien en su interminable campaña proselitista había expresado su inconformidad por el hecho de que anteriores administraciones federales se hubieran utilizado a las fuerzas armadas en funciones de seguridad pública.

Recuérdese que el 12 de abril de 2018, en lo que era su cuarto día de más reciente campaña política, en su visita Mazatlán, Sinaloa, estado de donde es originario Joaquín El Chapo Guzmán y sede del Cártel del Pacífico, dio a conocer su compromiso de cambiar la política de seguridad pública y terminar con la violencia.

Anunció: ’Aunque estén queriendo cuestionarme, vamos a buscar otra estrategia; vamos a atender las causas y vamos a conseguir la paz’, y por primera vez expresó una frase que se tomaría primero como lema de campaña, pero después se convirtió en política de su gobierno: ’Lo puedo resumir en una frase: trabajo, buenos salarios y abrazos, no balazos’.

López Obrador puntualizó que ello se concretaría mediante programas de asistencia social y un nuevo cuerpo de seguridad pública, la Guardia Nacional. De esa forma, consideró, que los jóvenes ya no tendrían motivos para delinquir, y la Guardia Nacional sistematizaría las tareas de militares y policías y sustituiría la fuerza por acciones de inteligencia.

Para tener resultados concretos estableció plazos, primero, seis meses, después, un año; sin embargo, a un año y medio después de haber asumido la presidencia, no se obtienen esos resultados y, al contrario, la violencia y el crimen no ceden, incluso con la contingencia sanitaria y así lo reflejan las estadísticas oficiales ofrecidas periódicamente.

Además de la reaparición oficial de las fuerzas armadas en el ámbito de la seguridad pública, ¿qué más hace falta para alcanzar resultados positivos? Sencillo: cambiar y ajustar sus estrategias, dejar atrás los balazos no, abrazos, de considerar a los delincuentes como objetivos por capturar, además de actuar con firmeza pero sin violar los derechos humanos de los presuntos criminales y, principalmente, no otorgar perdones anticipados.
De no aplicarse por lo menos estos ajustes, será inútil que los militares se involucren en la lucha contra el crimen organizado, porque no se podrán esperar buenos resultados.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor